VI JORNADA DE AMEG
"PREVENCIÓN DE LA DEPENDENCIA"

VI JORNADA AMEG

El día 6 de marzo de 2008 se celebró la VI Jornada de la Asociación Madrileña de Enfermería Gerontológica. Por sexto año consecutivo, la AMEG reunió a cerca de 250 profesionales de la salud, sobre todo enfermeros y auxiliares de enfermería, interesados en la mejora de la calidad de los cuidados a personas mayores.

Bajo el lema "PREVENCIÓN DE LA DEPENDENCIA", la jornada tuvo como escenario la Residencia de Personas Mayores de la Comunidad de Madrid Doctor González Bueno.

Lo que ha sido un logro para la humanidad: alcanzar más años de vida, a partir de la mejora general de la salud de la población, no puede convertirse en un problema. La dependencia en edades avanzadas se está convirtiendo en el centro de atención de todos los sistemas políticos, sociales y científicos; la razón es que la dependencia es causa de deterioro de la calidad de vida individual, familiar, económica y social.

La clave para prevenir la dependencia es mantener hábitos de vida saludables durante toda la vida.

La mala noticia es que la prevención de la dependencia tiene que ser un esfuerzo de todos, continuo, coordinado y responsable. La buena noticia es que nunca es tarde para adoptar hábitos de vida más saludables.

Pero, ¿cómo convencer a la población de que el esfuerzo personal es imprescindible? Y ¿cómo coordinar a los distintos profesionales sociales, sanitarios y otros para alcanzar objetivos de prevención de la dependencia? La responsabilidad de los profesionales de la salud es ir dando pasos para alcanzar la meta.

De momento, el primer paso es sacar a la luz aquellas estrategias que están dando ya resultados positivos.

En esta Jornada anual de la AMEG hemos querido prestar atención a este importante tema de la Dependencia en la vejez, pero desde la perspectiva de la Prevención. Los profesionales del equipo de enfermería tenemos una gran responsabilidad como educadores y como promotores de una vida saludable en todos los ámbitos de trabajo. Esta Jornada ha sido un foro de reflexión y de debate sobre aportaciones a la prevención de la dependencia para conseguir una longevidad de calidad.

Los objetivos de la actividad fueron reflexionar sobre las claves de la prevención desde la perspectiva de los propios mayores, conocer programas específicos de prevención en Atención Primaria, debatir acerca de las posibilidades de reducir el riesgo de dependencia en mayores hospitalizados, revisar las intervenciones enfermeras que pueden mejorar la dependencia en instituciones residenciales y en centros de día gerontológicos. Así mismo, se trabajó sobre la evidencia científica del papel del humor en la salud y en los cuidadores y se presentó un Programa de Lectura de Mayores, y su función como instrumento terapéutico para la prevención de la dependencia, tanto física como cognitiva.

Como conclusiones tenemos:

1.- La coordinación entre los profesionales de los distintos niveles de cuidados sanitarios y socio-sanitarios es una de las claves del éxito en la prevención de la dependencia en mayores.

2.- El trabajo en equipo es fundamental para alcanzar consenso en los objetivos y crear criterios comunes en las actividades de protección de la autonomía personal de las personas mayores.

3.- La formación de los profesionales y la implicación de todos, junto con los mayores y sus cuidadores, facilita la tarea de prevención de la dependencia y fomento de la autonomía personal.

4.- El tratamiento farmacológico es causa de numerosos problemas de cumplimento y efectos no deseados, motivo de hospitalización y declive en el proceso de envejecer. El programa de Seguimiento del Mayor Polimedicado, liderado por enfermeros de AP reduce estos riesgos.

5.- La hospitalización puede ser muy perjudicial para los mayores, pero con el compromiso individual y grupal de los profesionales y los recursos suficientes podríamos protegerles y conseguir que se alcance la autonomía previa a la hospitalización.

6.- En las residencias de mayores, los planes de cuidados individualizados con mentalidad preventiva y rehabilitadora son el mejor medio para la prevención del deterioro funcional y cognitivo.

7.- Los centros de día son un recurso excelente para mantener la funcionalidad y/o reducir el deterioro, proporcionando un espacio y tiempo activo y productivo.

8.- La figura del tutor en el Centro de Día es relevante para la obtención de información y coordinación de los profesionales que participan en el cuidado de los clientes mayores. Se ha evidenciado que esto contribuye a personalizar los cuidados y disminuir el grado de dependencia en la medida de lo posible.

9.- El humor es un instrumento al alcance de todos, que siempre tiene una influencia positiva sobre la salud y la calidad de vida de todas las personas.

10.- Es posible que, incorporando voluntariamente actitudes positivas, se mejore la percepción del envejecimiento y sus consecuencias.

11.- Los profesionales del cuidado deberíamos incorporar estrategias de humor en los cuidados de los pacientes mayores, siempre respetando sus deseos.

12.- El humor acerca al profesional al sujeto de sus cuidados y acorta distancias psicológicas, siendo beneficioso para ambos.

13.- La lectura es un instrumento útil para prevenir el deterioro de las funciones intelectuales en el proceso de envejecer.

14.- La experiencia en talleres de lectura ha mostrado que estos favorecen la interacción social, la expresión de sentimientos y motiva a las personas mayores de todos los niveles de formación a activar sus funciones intelectuales. Además, es un medio para obligar a moverse, arreglarse y mejorar su función física.

15.- Siempre es tiempo de aprender, y se puede trabajar hoy para evitar la dependencia de mañana.