II JORNADA DE AMEG
"LA CALIDAD DE LOS SERVICIOS SOCIOSANITARIOS: EL RETO DEL SIGLO XXI"

II JORNADA AMEG

Bajo el lema "LA CALIDAD DE LOS SERVICIOS SOCIOSANITARIOS: EL RETO DEL SIGLO XXI", centenares de profesionales implicados en la atención a personas mayores nos dimos cita en la Residencia Pública Dr. González Bueno, dependiente del Servicio Regional de Bienestar Social de la Consejería de Servicios Sociales de la Comunidad de Madrid, donde debatimos sobre la calidad de la atención y cuidado a los ancianos.

Alrededor de 400 profesionales nos reunimos el 29 de marzo con la intención de constituir un foro de discusión sobre la calidad de trato a las personas mayores, que permitiese desembocar en modestas soluciones estratégicas en un tema que va a poner a prueba a todos los países de la Comunidad Europea, y donde los diversos Estados proporcionan fórmulas y modelos divergentes pero, que convergen en la siguiente aseveración: es necesario un modelo de asistencia sociosanitaria universal, coordinado, integral, eficiente y con controles que garanticen la calidad en los servicios que atienden a nuestros mayores.

En la mesa inaugural contamos con el Viceconsejero de Servicios Sociales de la Comunidad de Madrid, D. José María Alonso; la Gerente del Servicio Regional de Bienestar Social, Dª María Luisa Muñoz-Caballero; el Gerente del Servicio Regional de Salud; el Presidente de la Sociedad Española de Enfermería Geriátrica y Gerontológica, D. Javier Soldevilla; y el Presidente de AMEG que enviaron un mensaje unánime a todos los presentes: "Es necesario un modelo de convergencia de atención sociosanitaria, consensuado por todos los agentes del sistema social y sanitario de la Comunidad de Madrid, con instrumentos de conexión entre recursos eficaces".

Tras la conferencia inaugural se desarrollaron cuatro mesas de trabajo donde se trataron la calidad de trato a las personas mayores, centrándonos en el abuso y los malos tratos; también hubo tiempo para abordar de forma práctica los aspectos más relevantes de la nutrición del mayor; debatir acerca del dolor, como uno de los problemas que condicionan la calidad de vida del geronte, y reflexionar sobre su valoración, los aspectos psíquicos y las soluciones farmacológicas; y finalmente, hablar de las demencias y como prototipo, la enfermedad de Alzheimer.

Como conclusiones tenemos las siguientes:

1.- Es necesario un modelo de convergencia sociosanitario donde estén incluidos todos los implicados en la atención social y sanitaria a mayores.

2.- La antítesis de la calidad en el trato a las personas mayores son el abuso y los malos tratos.

3.- Faltan estudios en nuestro país sobre malos tratos a mayores que nos permitan dimensionar el problema.

4.- Se estima, por datos de otros países, que entre un 4% y un 10% de los ancianos sufren diferentes tipos de abusos y malos tratos.

5.- Es necesario tomar medidas globales para prevenir y tratar el maltrato a mayores, combinando medidas judiciales, sanitarias, sociales, educacionales,...

6.- Sería recomendable constituir la figura del Defensor del Mayor para proteger sobre todo a los ancianos más débiles que no pueden hacerse oír.

7.- Es necesario un control y seguimiento continuado del uso de drogas sedantes en el cuidado al mayor.

8.- El perfildel agresor familiar es de edad superior a los 50 años, con problemas económicos, aislados y desempleados, con problemas mentales (depresión o ansiedad) y estrés.

9.- El agresor institucional está insatisfecho con su trabajo, mal remunerado, sobrecargado de tareas, desmotivado, con actitudes o estereotipos negativos hacia los ancianos, con escasa formación en Gerontología, Geriatría y Ética.

10.- Es importante que los planes de formación de los profesionales que cuidan a ancianos contengan temas referentes a la alimentación y nutrición en el anciano.

11.- El dolor en el anciano es multidimensional, donde convergen aspectos éticos, físicos, sociales, funcionales y psíquicos.

12.- El tratamiento interdisciplinar del dolor es un buen indicador de calidad asistencial en los centros sanitarios y sociales.

13.- La mayor parte de los enfermos de Alzheimer son atendidos en el domicilio. Si estos 500.000 enfermos con demencia tuvieran que ser atendidos en centros públicos, el sistema sanitario y social quebraría.

14.- Es necesario implementar recursos para prolongar en el tiempo la atención del paciente demente en su domicilio.

15.- Muchas de las alteraciones conductuales en el paciente dementepueden ser controladas con medidas no farmacológicas.

16.- Es necesario invertir en formación pregrado/postgrado para atender al anciano con demencia que presenta alteraciones conductuales.

17.- El síndrome del cuidador es un problema que debemos incluir en la cartera de servicios de los centros que atienden a pacientes con demencia.

18.- La enfermedad de Alzheimer tiene dos víctimas, el enfermo y el cuidador. Por tanto, ambos han de incluirse en nuestros planes de intervención.